Shirley nos cuenta su camino hacia las ventas

Shirley comenzó a vender acompañada. Ella, junto con una compañera de trabajo, fueron un equipo hasta que cada una comenzó a vender en forma independiente. Aunque de esto fue hace mucho tiempo, Shirley todavía recuerda las toallas que le generaron sus primeros ingresos.

Shirley, que no desaprovecha ninguna oportunidad, le vende a todos aquellos con los que se pone a conversar y paso a paso se ha ido convirtiendo en una de las grandes vendedoras de Saint Denise. Además de ser extremadamente simpática y buena persona. ¡Es todo un ejemplo!

"Me gusta mucho la calidad y por eso la recomiendo y vendo con seguridad" nos firma Shirley. Hay algo muy interesante en sus ventas: sus clientes suelen enviarle las fotos de cómo fueron vistiendo su hogar.

Shirley.jpeg
Saint Denise